Sustitución de tambucho de persiana


Sustitución de tambucho de persiana

Las persianas son muy comunes en todas las casas y ventanas en general. En una oficina, por ejemplo, será más frecuente ver las ventanas vestidas con una persiana en lugar de una cortina u otro elemento.

Y es que las persianas dan un aspecto de seriedad, elegancia y sutileza. Tienen un diseño minimalista que se adapta a cualquier espacio. Sus diseños, tamaños y colores son muy variados, por lo que facilita la adecuación de estas a nuestros espacios.

Una de las razones por las que son predilectas, es por la seguridad que también son capaces de ofrecer. Pues en el mercado hay algunas que están diseñadas para proteger las ventanas de ladrones o intrusos.

Las partes, indispensables para todo

Las persianas son como un sistema, y los sistemas están conformados por pequeñas piezas sin las cuales no funcionarían de la misma manera. Así, la persiana posee elementos que permiten su correcto funcionamiento y en caso de que alguno se deteriore, su acción se verá afectada.

Una persiana básicamente se conforma por lamas, cuerda, cuya labor es permitir la manipulación de las lamas (subirlas, bajarlas, abrirlas y cerrarlas), una eje superior que sostiene la estructura de la persiana, soportes que lo sujetan y un cajón o tambucho en la parte superior donde se incluye el eje y los soportes.

Este cajón es muy importante porque guarda dentro de sí toda una estructura de elementos importantes para las persianas, por lo que brinda protección y una mejor apariencia.

Tambucho, para un buen aspecto de tu persiana

Hay todo tipo de persianas. Algunas de estas al momento de ser instaladas requieren de un hueco en la pared donde se inserten sus elementos básicos para el funcionamiento interno. Este orificio debe ser cubierto por un cajón para poder aislarlos y protegerlos. Además de crear un aspecto mucho más favorable a la pared donde se ha hecho la instalación.

El aspecto de tu espacio es muy importante para dar una mejor impresión estética y uniforme del lugar, por eso el cajón representa una pieza importante en la decoración de tu sitio y en el resguardo de la persiana.

Los tambuchos son variados, los encuentras en madera, termoplástico y si lo quieres más moderno,  en aluminio. Algunos sistemas, como por ejemplo los compactos, permiten un funcionamiento independiente de la ventana, por lo que podrás cambiar tus persianas sin necesidad de quitar o sustituir el cajón.

Más allá de lo estético

La elección de un cajón debe ir en consonancia con el material de tu persiana. Con el diseño y aspecto que quieras dar a tu espacio.

Es importante tener en cuenta al momento de elegir el cajón, el aislamiento del mismo. Esto contribuye a que no se filtre el aire o el ruido de manera excesiva.  Además, si tienes aire acondicionado es indispensable que vigiles esto para evitar una fuga de aire.

En general, se recomienda realizar cambios y mantenimientos en las persianas al menos una vez al año para prever daños futuros o deterioro en las estructuras.

Si tu persiana ha estado presentando fallos. Tu cajón no está aislando lo suficiente o tiene un aspecto desfasado y deteriorado, es momento de realizar una sustitución.

Reemplazo del tambucho o cajón de persiana

Si te has decidido sustitución de tambucho de persiana, debes asegurarte de que el tamaño del nuevo cajón coincida con el espacio disponible, pues si queda más grande deberás romper más pared o si queda chico, deberás llenar la abertura.

Una  vez elijas el cajón, puedes iniciar el proceso de reemplazo, por lo que deberás contar con herramientas básicas como destornillador, lentes de protección y un banco que te acerque al tope de la ventana.

El siguiente paso sería desmontar el cajón antiguo y extraer las persianas y guías, junto a la cuerda. Al extraerlo, procedemos a insertar en el espacio el nuevo cajón de reemplazo.

Debemos contar con las herramientas para sujetarlo nuevamente en la pared. Luego de sujetarlo bien se insertan nuevamente las herramientas internas, la persiana y las guías, junto a los tirantes que la sujetan. Una vez realizado el cambio se procede a cerrar nuevamente el cajón.

Este trabajo es un poco delicado y requiere tiempo. Si algún procedimiento se hace mal puede perjudicar el espacio u otra pieza. Así que si deseas hacerlo, debes contar con las herramientas de trabajo y seguridad.